Equilibrio en la vida familiar y el trabajo
Company News

Equilibrio en la vida familiar y el trabajo

Combinar la vida familiar con la vida laboral puede ser muy conflictivo para cualquiera, pues las horas del día no suelen ser suficientes para todas las actividades. Frecuentemente se descuida uno de los dos aspectos, lo que no tarda en provocar problemas, mucho estrés y ansiedad para todos los implicados.

Ricardo Palomo

January 6, 2021

June 15, 2021
Lectura de 6 min

Combinar la vida familiar con la vida laboral puede ser muy conflictivo para cualquiera, pues las horas del día no suelen ser suficientes para todas las actividades. Frecuentemente se descuida uno de los dos aspectos, lo que no tarda en provocar problemas, mucho estrés y ansiedad para todos los implicados.

Las cosas se pueden complicar al máximo si los niños son pequeños y ambos padres trabajan. Aunque todas las familias y casos laborales son diferentes, existen consejos que cualquiera puede poner en práctica para encontrar un balance no sólo con el trabajo y con la familia, sino a nivel personal.

Primero que nada, para lograr que tu familia comprenda que estás haciendo un trabajo remoto y para evitar distraerte te recomendamos hacer lo siguiente:

  1. Habla con ellos de forma respetuosa (con el gato no funciona) y pídeles por favor que te dejen concentrarte.
  2. Enséñales lo que haces.
  3. Explícales por qué necesitas concentrarte.
  4. Ofréceles una alternativa a lo que estén haciendo.
  5. Encierra a la mascota en su cuarto si está inquieto.
  6. Prepárate un espacio de trabajo separado de los demás.


Toma en cuenta que necesitas ese espacio, intenta que nadie entre a interrumpir diciendo que abras la ventana o que cambies algo.Recuérdate, a ti y al resto, que ese trabajo paga facturas. Todo lo necesario para trabajar debe hacerse (Valencia, 2017).

Por lo que aquí te presentamos algunas maneras con las que se puede llegar a un equilibrio, que te harán la vida cotidiana más fácil y que pueden evitar muchos problemas que en el futuro se vuelven más difíciles de resolver (Telemundo, 2019).

1. Establece tus prioridades

En algún momento surgirán situaciones en las que no podrás partirte en dos y deberás decidir. Si uno de tus hijos enferma, seguro escogerás cuidarlo, pero si alguien más puede encargarse y tú tienes una importante reunión de trabajo o videollamada, quizá escogerás atender lo laboral. Esa decisión sólo te corresponde a ti.

2. No te sientas culpable.

Muchas madres y padres tienen un profundo sentimiento de culpa por no poder estar todo el tiempo al lado de sus niños, pero deben pensar en que el papel que juegan en su trabajo. También tiene beneficios para sus hijos, de acuerdo con el sitio Estimulación Temprana Para Padres.

3. Reserva tiempo exclusivo para tu familia.

Así como tienes un horario determinado para tu trabajo, debes establecer un horario y días en tu agenda exclusivos para tu familia. La organización es la clave aquí, ya que el agendar los eventos importantes de tus hijos te librará de desafortunadas sorpresas como tener una junta de trabajo el mismo día de una fiesta de cumpleaños.

4. Aléjate de lo que no añada valor a tu vida.

Existen distracciones que te hacen perder valioso tiempo como sumergirte en las redes sociales, jugar videojuegos o las conversaciones vacías. Esto te resta tiempo de calidad con tu familia y productividad en tu trabajo. Así que procura mantenerlos alejados de tu vida cotidiana y enfócate en lo que de verdad importa.

5. Comparte las tareas de la casa.

Muchas madres o padres trabajadores presentan agotamiento extremo debido a que luego de su jornada laboral, comienza una segunda jornada de atender la casa. Te recomendamos hablar con tu pareja y tus hijos para dividir las tareas de manera equitativa y eficiente. Esto no sólo te hará más fácil la vida, también les dará más tiempo para convivir.

6. Establece metas.

Esto es algo que seguramente aplicas en el trabajo, pero también sirve en la vida familiar. Si existe algún problema que haya que solucionar establece objetivos y estrategias para resolverlo. Un problema de comunicación puede abordarse hablando todos los días en la comida u organizando al menos un paseo familiar al mes.

7. No busques la perfección.

La vida siempre trae sorpresas consigo y, por más organizada/o que seas, en algún momento surgirán eventualidades que estén fuera de tu control y pueden ocurrir en ambos aspectos de tu vida. Lo importante es encontrar una forma de cumplir con todo a la manera que más te acomode y reducir el estrés al mínimo.

8. Tómate tiempo para ti.

No olvides que uno de los aspectos más importantes eres tú y tu salud. El dedicar tiempo exclusivo para tu persona puede dejarse pasar con todas las responsabilidades, pero es esencial tomar ese rato a solas para consentirte. Practicar tu pasatiempo favorito, leer, tomar un baño relajante, hacer ejercicio o meditar, son algunas actividades que te provocan bienestar para que tú lo transmitas a donde vayas.